Lavar la bicicleta

Una de las maniobras de mantenimiento más elementales de la bicicleta es el lavado completo algo que, aparentemente es sencillo, pero que requiere de unos cuidados mínimos para realizarlo correctamente para mantenerla en perfecto estado de funcionamiento.

El lavado de bicicletas comprende la aplicación de desengrasante para las zonas típicas donde se acumulan los restos de lubricantes que se aplican para engrase, jabón para el resto de zonas, aclarado con agua templada, secado con aire, abrillantado y por último engrase de cadena, todo ello con productos biodegradables.

¡En nuestro establecimiento dejaremos tu bici impecable!